Ir al contenido principal

Entrada destacada

Presentación

Tradicionalmente, nuestras abuelas han realizado jabón a partir de las grasas sobrantes, ya sean de origen vegetal o de origen animal (grasas y sebos). Los ingredientes que empleaban, además de las grasas, eran el agua y la sosa. En cada sitio y en función del tipo de grasa se utilizaban distintas proporciones. A este jabón, se le llamaba JABÓN DE CASCOTE y era un jabón en ocasiones muy basto, que se utilizaba para casi todo.
Los tiempos han cambiado, la alimentación no es igual a la que era antes, limitamos mucho el uso de grasas animales y utilizamos aceite vegetal de más calidad.
El resultado es que el aceite que llevamos a reciclar puede ser un aceite excelente para hacer jabón (sobre todo si usamos aceite de oliva) y lógicamente el jabón obtenido con este aceite, ya no se parece nada al tradicional JABÓN DE CASCOTE si no más bien al JABÓN DE CASTILLA que era un jabón muy fino de uso cosmético, elaborado con aceite de oliva que se exportaba desde la Corona de Castilla a numerosos…

Jabón oriental

Ingredientes
150 gr jabón
110 ml de agua
2.5 ml de canela en polvo
2.5 ml de jengibre en polvo
2.5 ml de cáscara de naranja en polvo
aceite esencial de naranja o canela (facultativo)


Utensilios
recipiente y cazo con agua para el baño maría
lengua de silicona
rallador
moldes
batidora de varillas

Metodología
Se usa la técnica de jabón refundido. Calentamos al baño maría el jabón rallado, añadimos el agua y removemos hasta que queda una masa homogénea. La temperatura no debe superar los 50ºC. Se deja enfriar un poco el jabón y se añaden las especias. Si las especias están recién molidas, transmitirán mucho aroma al jabón de manera que no hace falta el uso de aceites esenciales ni aromas. Se emplea la batidora de varillas a la mínima velocidad para que las especias se repartan uniformemente por la masa pero con cuidado de no espumar la mezcla. Y se echa la mezcla en los moldes escogidos. Pasadas unas horas, cuando estén totalmente fríos, se desmoldan los jaboncitos y se dejan secar durante una semana (depende de las condiciones de temperatura y humedad, el jabón debe estar seco). Y ya están listos para usar.

Usos
Estos jabones tan especiados tienen una aroma y un color cálido, agradable y exótico: oriental. Utilizo moldes de pequeño tamaño y combino estos jabóncitos en la jabonera con otro tipo de jabón más grande y neutro.

Observaciones
Usando esta técnica, el jabón empleado como base ya tiene regulado el ph. Simplemente refundimos con agua, consiguiendo un jabón más suave y homogeneo que el inicial. Por lo tanto el jabón obtenido solo necesita perder la humedad sobrante para poderlo usar. Esta receta puede tener infinitas variaciones, se pueden cambiar las especias (clavo, sándalo...) y emplear en vez de agua una infusión de alguna de ellas. El resultado final puede variar pero siempre resultarán deliciosos.


Entradas populares