Ir al contenido principal

Entrada destacada

Presentación

Tradicionalmente, nuestras abuelas han realizado jabón a partir de las grasas sobrantes, ya sean de origen vegetal o de origen animal (grasas y sebos). Los ingredientes que empleaban, además de las grasas, eran el agua y la sosa. En cada sitio y en función del tipo de grasa se utilizaban distintas proporciones. A este jabón, se le llamaba JABÓN DE CASCOTE y era un jabón en ocasiones muy basto, que se utilizaba para casi todo.
Los tiempos han cambiado, la alimentación no es igual a la que era antes, limitamos mucho el uso de grasas animales y utilizamos aceite vegetal de más calidad.
El resultado es que el aceite que llevamos a reciclar puede ser un aceite excelente para hacer jabón (sobre todo si usamos aceite de oliva) y lógicamente el jabón obtenido con este aceite, ya no se parece nada al tradicional JABÓN DE CASCOTE si no más bien al JABÓN DE CASTILLA que era un jabón muy fino de uso cosmético, elaborado con aceite de oliva que se exportaba desde la Corona de Castilla a numerosos…

Observaciones del taller

Los objetivos principales del taller son:

- Aprender a hacer jabón utilizando distintas recetas.
- Reciclar tu aceite usado.
- Conocer los distintos usos que puedes darle a tu jabón: jabón líquido, base para jabón de tocador.
- Desarrollar tu creatividad.
- Y por último... lo más importante, disfrutar del proceso.

Recomiendo:
Traer ropa vieja que no importe que se manche o más fácil, un delantal.

Cuanto mejor sea el aceite que usemos, mejor será el jabón resultante. Un manual de buenas prácticas en el uso del aceite es:
  • Usar buen aceite para cocinar, si es de oliva mejor -mejores cualidades organolépticas, buen aguante a las altas temperaturas, es el aceite típico de la excelente dieta mediterránea, España es el primer productor mundial de aceite de oliva, si es virgen  el aceite se extrae mediante procedimientos naturales, la diferencia de precio con otros aceites no es demasiada, etc, etc, etc...
  • No reutilizar excesivamente el aceite, y sobre todo, no dejárselo quemar, se producen sustancias cancerígenas al consumirlo.
  • No mezclar distintos aceites en las frituras, tienen distintas temperaturas de degradación.
  • Reciclar de manera cuidadosa, guardar en las propias botellas de aceite vacías el aceite usado, a poder ser filtrado.
  • El aceite de conservas o de procedencia dudosa  guardarlo en otras botellas y luego tirarlo en un punto limpio o bien recogerlo con papel y tirarlo a la basura.


Entradas populares