Ir al contenido principal

Entrada destacada

Presentación

Tradicionalmente, nuestras abuelas han realizado jabón a partir de las grasas sobrantes, ya sean de origen vegetal o de origen animal (grasas y sebos). Los ingredientes que empleaban, además de las grasas, eran el agua y la sosa. En cada sitio y en función del tipo de grasa se utilizaban distintas proporciones. A este jabón, se le llamaba JABÓN DE CASCOTE y era un jabón en ocasiones muy basto, que se utilizaba para casi todo.
Los tiempos han cambiado, la alimentación no es igual a la que era antes, limitamos mucho el uso de grasas animales y utilizamos aceite vegetal de más calidad.
El resultado es que el aceite que llevamos a reciclar puede ser un aceite excelente para hacer jabón (sobre todo si usamos aceite de oliva) y lógicamente el jabón obtenido con este aceite, ya no se parece nada al tradicional JABÓN DE CASCOTE si no más bien al JABÓN DE CASTILLA que era un jabón muy fino de uso cosmético, elaborado con aceite de oliva que se exportaba desde la Corona de Castilla a numerosos…

Receta jabón I


Ingredientes
- 1 litro de aceite usado filtrado*
- 1/2 litro de agua
- 165 gramos de sosa
- 15 ml de aroma (facultativo)



Utensilios
- Un peso
- Un recipiente de plástico
- 1 lengua de silicona para remover la emulsión
- Moldes de plástico o silicona

Metodología
Se añade el agua al recipiente en donde vayamos a hacer el jabón, a continuación añadimos la sosa, con cuidado y procurando no respirar los vapores que se producen. Se mezcla con la lengua hasta conseguir que la sosa se disuelva totalmente. Una vez disuelta se añade el aceite usado sin parar de remover. Se sigue removiendo despacio durante una hora aproximadamente (depende del aceite, de la temperatura...), hasta que la emulsión aclare y espese o haga "traza". En este momento se añade la esencia, se remueve durante 5 minutos más y el jabón está listo.

Una vez preparado el jabón, se echa en moldes y se tiene en reposo durante 1 o 2 días hasta que endurece y al presionar con el dedo se nota una textura firme. Se desmolda y/o corta y se mantienen las pastillas de jabón almacenadas durante 1 mes dándoles la vuelta de vez en cuando.

Al cabo de 1 mes el jabón ya está listo para usarse.

Usos
Se consigue un jabón neutro que puede emplearse para todo y como base para hacer otro tipo de jabones, 

Observaciones
- IMPORTANTE: al mezclar la sosa con el agua se produce una reacción muy fuerte que genera mucho calor y vapores, hay que tener cuidado porque se pueden producir quemaduras y es recomendable que esta fase se realice en el exterior o al menos en una habitación bien ventilada.
- Si la mezcla tarda en hacer "traza" se puede emplear la batidora para acelerar el proceso. Yo sólo la empleo cuando noto que la mezcla ya está fría, y así los aditivos que añado se conservan más.
- El jabón tiene que reposar necesariamente. La mezcla que obtenemos al hacer el jabón, todavía tiene un Ph muy elevado y resulta muy fuerte para la piel. Durante el reposo el jabón se endurece y baja el Ph hasta convertirse en un ph prácticamente neutro.

* El aceite usado puede ser de oliva, de girasol e incluso una mezcla de ambos.











Entradas populares