Ir al contenido principal

Entrada destacada

Presentación

Tradicionalmente, nuestras abuelas han realizado jabón a partir de las grasas sobrantes, ya sean de origen vegetal o de origen animal (grasas y sebos). Los ingredientes que empleaban, además de las grasas, eran el agua y la sosa. En cada sitio y en función del tipo de grasa se utilizaban distintas proporciones. A este jabón, se le llamaba JABÓN DE CASCOTE y era un jabón en ocasiones muy basto, que se utilizaba para casi todo.
Los tiempos han cambiado, la alimentación no es igual a la que era antes, limitamos mucho el uso de grasas animales y utilizamos aceite vegetal de más calidad.
El resultado es que el aceite que llevamos a reciclar puede ser un aceite excelente para hacer jabón (sobre todo si usamos aceite de oliva) y lógicamente el jabón obtenido con este aceite, ya no se parece nada al tradicional JABÓN DE CASCOTE si no más bien al JABÓN DE CASTILLA que era un jabón muy fino de uso cosmético, elaborado con aceite de oliva que se exportaba desde la Corona de Castilla a numerosos…

Metodología del taller


A partir de tu aceite usado elaboraremos jabón mediante el proceso de saponificación por el cual:


En el proceso de saponificación la sosa cáustica  reacciona con los ácidos grasos del aceite, produciéndose sales de sodio (jabón) y glicerina. Aunque el proceso sea en frío, al mezclar el agua con la sosa, se produce una fuerte reacción que hace que la mezcla adquiera bastante temperatura.

Al añadir el aceite y mediante agitación, se crea una emulsión que acaba espesando, "hace traza", en este momento consideramos que ya lo que tenemos es jabón y solo queda ponerlo en moldes y dejarlo cuajar unos pocos días (tiempo variable en función de la temperatura y del espesor de la traza), cortarlo, desmoldarlo y dejarlo madurar.

La emulsión es extremadamente alcalina, en este medio se queman completamente todas las impurezas que pueda haber en el aceite usado, y el resultado es una pasta limpia y blanquecina.  El PH se va regulando a medida que madura el jabón, por eso es recomendable no usarlo hasta pasado un mes.

Existen otros métodos para realizar jabón, en este proceso en frío, no todos los ácidos grasos reaccionan con las sosa, aunque sí todas las impurezas. El jabón resultante no es igual al que solemos comprar, produce menos espuma y es más graso, sin embargo limpia muy bien.

El proceso de fabricación es delicado, influye la temperatura (tanto en la reacción, como en la maduración del jabón), la dureza del agua, la pureza de la sosa cáustica, la calidad y el tipo del aceite usado que empleemos, el tipo de molde... , de manera que cada jabón es casi único. 

Y te enseño a hacerlo, (hay cosas que hay que verlas y sentirlas para luego poderlas hacer por uno mismo) para que después de asistir al taller puedas crear tu propio jabón, a tu gusto y a la medida de tus necesidades, y abrirte a un mundo lleno de posibilidades...

Entradas populares